RECOLECTAR RÁBANOS

Recolectar Rábanos.

Hoy os vamos a enseñar el resultado de la siembra de rábanos en jardineras que os mostramos en esta entrada –Sembrar rábanos en jardinera-, ya que ha llegado el momento de recolectar dichos rábanos.

Como ya sabréis, los rábanos son unos de los cultivos más fáciles, rápidos y agradecidos que tenemos. Además se pueden cultivar a lo largo de todo el año, y su cosecha es muy adecuada para realizar con niños. Los pequeños suelen divertirse mucho, ya que es sumamente fácil y divertido para ellos.

El día 10 de enero de este mismo año, es decir, hace aproximadamente un mes y medio, sembramos varias semillas de rábano en una jardinera. La cosecha de esa siembra el lo ahora os mostramos aquí.

Para empezar os voy a mostrar la variedad de rábano por la que hemos optado esta vez.

Semillas de rábano

Como se ve en la foto he plantado unas semillas de las que salen rábanos alargados, y no con forma de bola, como los que siembro normalmente. En amazón las puedes encontrar de la marca Battle que son de bastante buena calidad.

Desde la siembra hasta la salida de los cotiledones, la jardinera estuvo en el lavadero de casa. En esa ubicación tengo una media de sol de unas 4 o 5 horas diarias y, además, está resguardada del frío durante la noche. De hecho se produce, con los cristales, un efecto invernadero que es ideal para que las semillas broten con fuerza.

Hasta ahora nunca había plantado esta variedad y he de decir que el resultado ha sido bastante satisfactorio. Prácticamente todas las semillas habían brotado al quinto o sexto día, sin tener apenas perdida de semillas.

Los rábanos al sol

Cuando ya teníamos, en casi todos los rábanos, las primeras hojas fuera, trasladamos la jardinera a la azotea. A partir de ese momento aumentaron bastante las horas de sol y las plantas comenzaron a crecer considerablemente.

Desde ese día hasta el día de hoy, en el que hemos empezado a recolectar los rábanos más grandes, tan solo hemos tenido que estar pendiente de que la tierra siempre este húmeda. Eso es lo que permite el correcto crecimiento de la raíz, que es la parte del rábano que nos vamos a comer.

Rábanos en jardinera

Llegado este punto tengo que decir que he hablado con algunos amigos que también consumen sus hojas en ensaladas, pero la verdad es que yo nunca las he probado.

Como siempre mis recolectoras favoritas me ayudan, y en este caso, como con los tomates cherrys, es de obligado cumplimiento, porque además de recolectarlo, mi pequeña los enjuaga y los cata del tirón.

Recolectar rábanos

Como se puede ver en esta última foto, los rábanos han ido creciendo y su raíz está prácticamente fuera del sustrato. Esto me hace pensar que quizás, con este tipo de rábano, que crece mas a lo alto que a lo ancho, deba enterrar sus semillas un poco más. En próximas siembras lo comprobaremos.

Como la raíz esta casi fuera del todo recolectarlos es muy fácil. Simplemente damos un suave tirón, con cuidado, de sus hojas y sale entero.

Recolectar rábanos

 

Y poco más que decir. A disfrutar de nuestra cosecha y volver a plantar tras abonar un poco la tierra, para tener siempre una pequeña ración de esta deliciosa raíz.

Share Button